Cómo el Super Bowl 46 de los Giants-Patriots fue el altibajo de Jake Ballard

Los momentos aparecieron hace 10 años, pero conservan el brillo de un recién nacido: la caída de Wes Welker. Manning a Manningham. El intento fallido de Ahmad Bradshaw de quedarse fuera de la zona de anotación.

Los recuerdos permanecen vívidos, más significativos que todos menos una selección limitada de piezas en los 97 años de historia de los Gigantes. como catalizadores de la segunda sorpresa del Super Bowl de la franquicia de los Patriots.

Para Jake Ballard, todo parecía estar a kilómetros de distancia. Estaba en el edificio, pero a oscuras.

A principios del último cuarto, el ala cerrada titular de los Giants caminaba por el campo con Eli Manning. En los minutos finales, Ballard estaba en el vestuario, el hombre más curioso de América. Los vítores atronaron desde las entrañas del estadio Lucas Oil, sin forma de descifrar el impulso de Nueva Inglaterra frente a Nueva York. No había televisión cerca, ni radio, ni teléfono inteligente. No había forma de que Ballard caminara, no había forma de mover al jugador lesionado.

.

———————————————————————————————————————–
Esperamos que te haya gustado el contenido de nuestro Blog El Diario del Mundo, sí fue así, por favor compártelo nos ayudarías mucho para seguir publicando más contenido.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.