Los neoyorquinos no pueden tomar taxis debido a la escasez, alzas de precios de Uber

Podría ser un verano largo y brutal para los neoyorquinos que necesitan un aventón.

Emily Wood, una ejecutiva de publicidad de 39 años en West Village, llegó tarde a una visita al médico a fines del mes pasado y no pudo encontrar un taxi en Sixth Avenue en West 11th Street. Así que abrió la aplicación Uber y tomó un viaje de cinco minutos hasta West 25th Street.

Uber quería $ 39 alucinantes, por lo que Wood saboteó los 14 bloques en sus zapatillas deportivas. Cuando el médico le dijo a Wood que su presión arterial era alta, tuvo que explicarse.

«Los precios han sido astronómicos», dijo Wood. «Planearé con anticipación y daré más tiempo para tomar el metro y caminar».

La ejecutiva de publicidad de Manhattan, Emily Wood, dijo que recientemente manejó 14 cuadras en lugar de pagarle a Uber una tarifa de $39.

El problema puede empeorar antes de mejorar. A medida que las oficinas reabren y los turistas comienzan a llegar este verano, los expertos de la industria dicen que los pasajeros enfrentarán una grave escasez de taxis y precios altísimos para los viajes de Uber y Lyft. De hecho, los conductores que han dejado de trabajar en gran medida durante la pandemia siguen siendo reacios a regresar y, en cambio, toman otros trabajos o reciben el desempleo.

“El verano puede ser una locura”, dijo a The Post Bruce Schaller, experto en transporte y exfuncionario de tránsito de la ciudad.

Según la Comisión de Taxis y Limusinas, 4.900 taxis amarillos recorrieron la ciudad en abril. Aunque se trata de un ligero aumento con respecto a los 4.700 de marzo, es menos de la mitad de los 11.400 taxis que estaban disponibles en febrero de 2020, antes de los cierres.

De hecho, un despachador de taxis de Queens que pidió no ser identificado dijo que alrededor del 50% de los conductores de su compañía están actualmente en la carretera, frente al 15% o 20% cuando la pandemia golpeó por primera vez. Espera volver a su capacidad máxima para fin de año, pero aún quedan obstáculos, en particular el endulzante federal de $300 a la semana para los beneficios de desempleo en Nueva York.

“Recibir desempleo ciertamente disminuyó su deseo de regresar”, dijo el propietario. «Creo que cuando la ciudad comience a abrirse, habrá más conductores».

Mientras tanto, las tarifas de Uber y Lyft se están disparando.

Una mano sosteniendo un teléfono inteligente con la aplicación Uber
Un conductor de Uber en Nueva York le dijo al Post que gana hasta $40 por hora.
SOPA Images/LightRocket a través de Getty Images

Mike Gunzelman, un presentador de radio y televisión de 30 años, se queja de que los precios de Uber son una «farsa». Hace dos semanas, la aplicación le cobró $16 por caminar 7 cuadras en la Segunda Avenida en el Upper East Side. También se queja de que los Ubers tardan más en llegar últimamente.

«Entiendo el aumento de precios, pero parece que ahora es constante y no es así», dijo Gunzelman al Post. “Ahora que COVID está en el espejo retrovisor, es muy frustrante”.

Uber está gastando $250 millones en bonos temporales para que más conductores estén en la carretera, dijo el portavoz Harry Hartfield, y agregó que los conductores de Nueva York actualmente ganan alrededor de $38 por hora más propinas.

Un cartel con los logos de Lyft y Uber
Lyft y Uber reconocen que las tarifas han subido, pero no tienen claro cuánto de la cantidad adicional se transfiere a los conductores.
Reuters

Hartfield no dijo cómo se compara eso con las tarifas anteriores, pero Jonathan Vega, un conductor de Uber de 30 años de Queens, le dijo al Post que estaba ganando hasta $40 por hora, menos que $25 por hora a principios de este año.

“De agosto a febrero, fue insoportable. No había dinero”, dijo Vega. «Se puede ganar más dinero ahora porque creo que muchos conductores todavía lo están, no sé si todavía dudan o si todavía perciben el desempleo».

Hartfield se negó a decir qué porcentaje del aumento de precios de Uber se transfiere a los conductores y dijo: «Es un algoritmo un poco complicado». Un portavoz de Lyft dijo que la compañía también ha visto «aumentos bruscos» en la demanda, pero no proporcionó detalles sobre los precios o la compensación de los conductores.

Un taxi frente al Radio City Music Hall
Algunos especulan que la eliminación gradual del beneficio adicional de desempleo de $ 300 alentará a los taxistas a volver al trabajo.
imágenes falsas

“Si gano $11 más por viaje, solo puedo imaginar cuánto más paga el pasajero”, dijo Vega.

Si bien los próximos tres meses prometen ser costosos para los pasajeros, es probable que los aumentos repentinos se detengan cuando expiren los beneficios federales de desempleo en septiembre, predice Matthew Daus, expresidente de la Comisión de Taxis y Limusinas. Eso, combinado con la reapertura de la ciudad, dijo, podría desencadenar una fuerte inversión en la que la oferta de conductores supere la demanda, como sucedió antes de la pandemia.

«Vamos a tener ‘taximageddon’ en el otoño», advirtió Daus. «Me temo que hay un montón de vehículos en las calles buscando trabajo y no habrá suficiente trabajo antes de las vacaciones al menos».

Mientras tanto, conducir un taxi por la ciudad puede ser surrealista en estos días, con las colas de los aeropuertos generalmente llenas de taxis casi vacíos, dice Augustine Tang, un taxista de 36 años de Brooklyn. Nunca solía recibir llamadas pidiéndole que recogiera pasajeros en el aeropuerto JFK, pero ahora responde a esas solicitudes tres o cuatro veces por semana.

Primer plano de una ventana con calcomanías para conductores de Uber y Lyft
Los conductores de Uber y Lyft eventualmente enfrentarán una competencia más seria por parte de los taxistas.
Imágenes educativas/Imagen universal

“Hay escasez en los aeropuertos y escasez en la ciudad”, dijo.

El ejecutivo de Ford, Sunny Madra, escribió en un reciente Feed de Twitter que pasó 20 minutos tratando de detener un taxi amarillo en JFK antes de llamar a un Uber. Su viaje a Midtown Manhattan costó $249, solo un poco menos que su vuelo de $262 de California a Nueva York.

Los precios altísimos mantienen a algunos clientes alejados de las aplicaciones de viajes compartidos a pesar de un aumento en la delincuencia en el metro el año pasado, incluido un ataque con martillo sangriento en el Tren 2 el mes pasado.

«Si se trata de esto, ¿vale la pena gastar $ 35 en Uber o $ 3 en el metro con los problemas de seguridad?» dijo Gunzelman, el locutor de radio. «Prefiero probar suerte en el metro que tratar de conseguir un Uber».

.

———————————————————————————————————————–
Esperamos que te haya gustado el contenido de nuestro Blog El Diario del Mundo, sí fue así, por favor compártelo nos ayudarías mucho para seguir publicando más contenido.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.